Por estos días el mundo vive un frenesí de información acerca del CORONAVIRUS COVID – 19; convirtiéndose este en un tema obligado en cualquier conversación, además llevándonos a confinamientos en casa en muchos países, incluido Colombia.
Este confinamiento ha obligado a las empresas a activar alternativas para que sus colaboradores trabajen desde sus lugares de residencia, demandando muchos más recursos de conectividad (internet más veloz, herramientas de conferencias, documentos colaborativos, etc).
Esta situación demuestra la importancia de las telecomunicaciones, que junto con los servicios de salud, producción de alimentos, logística (principalmente para mover alimentos) y servicios básicos (agua, gas natural, energía eléctrica), son hoy por hoy la prioridad productiva de nuestra sociedad, ya que además de agua, comida y servicios médicos, los seres humanos, necesitamos interactuar con otros y ser productivos.
Pero hay que tener en cuenta que sin energía eléctrica, no funcionan ninguno de los servicios antes mencionados, a excepción tal vez de la producción agrícola; convirtiéndose ésta en un recurso indispensable para mantener la sociedad funcionando, al manos, de forma básica; es por esto que además de contar con los operadores de red (utilities), empresas distribuidoras de la energía eléctrica producida en centrales generadoras a muchos kilómetro de distancia de los centros de consumo, los hospitales, los datacenter, las centrales de logística, las estaciones de bombeo, las plantas de producción, los cadenas de supermercados, cuentan con generadores de respaldo que se activan en caso de presentarse una falla en el suministro.

Es por eso que invito a quien lea esta entrada, a que considere la cadena de personas que hay detrás del sostenimiento de servicios básicos que permiten su conectividad y productividad desde casa y especialmente a que hagan uso racional de los recursos, desde no acaparar víveres, hasta usar sus datos o internet de forma consciente, hay que tener en cuenta que un mal uso de los recursos, hará que colapsen los sistemas y perdamos los privilegios que nos da la tecnología.
Y para quienes administran o lideran equipos de mantenimiento de edificios, supermercados, datacenter, plantas de producción, etc, a tener sus equipos de generación disponibles para reaccionar ante cualquier fallo en el suministro.