Hoy quisiera compartir con ustedes, un tema que considero es de sumo de interés para todas aquellas personas que dependen de la energía eléctrica para llevar a cabo sus procesos productivos. Si bien todas las actividades están relacionadas de algún modo con la electricidad, algunas implican complejidades más profundas que otras o conocimientos más técnicos que otras. Sin embargo, existe un punto de inflexión, un punto de encuentro generalizado al que podemos denominar “hacerlo bien”.

Sin más preámbulo, a continuación detallaré de una forma simple y concreta, la importancia y responsabilidad que conlleva la buena selección y funcionamiento de equipos como: grupos electrógenos y generadores industriales.

En primera instancia y para disipar dudas, quiero definir que las plantas eléctricas o grupos electrógenos son elementos que generan energía eléctrica a partir del uso de combustibles fósiles, usualmente utilizadas como fuente de respaldo ante una falla o corte programado en la fuente principal de abastecimiento.

Ahora bien, muchas veces ni siquiera reparamos en su presencia, salvo cuando se presenta alguna situación inesperada como lo puede ser un corte de electricidad; y nos encontramos con más imprevistos cuando se le agrega la falta de funcionamiento del equipo de respaldo. Recién en ese momento, no siempre, pero sí muchas veces, nos estrellamos con la realidad de un sistema ineficiente. Dimensionamos el costo de la carencia técnica.

Es aquí, donde quiero hacer énfasis, y transmitirles brevemente los puntos a tener en cuenta para la implementación de respaldos eléctricos. Puesto que el correcto funcionamiento de ellos, depende de múltiples factores, principalmente:

  • Correcta selección: Escoger el equipo considerando su aplicación, criticidad de las cargas, condiciones de operación, etc
  • Correcta instalación: Una vez seleccionado el equipo, se deben evaluar las condiciones, por ejemplo: ventilación apropiada, espacio adecuado para realizar cualquier intervención, acceso, entre otros aspectos.
  • Correcta operación: Debe ser operado de acuerdo a los estándares del fabricante y siempre por personal idóneo.
  • Mantenimiento apropiado: Este es el factor clave del proceso, se deben contemplar diversas variables técnicas como: lubricantes de la especificación adecuada para el motor, filtración de características apropiadas y refrigerante que no genere corrosión.

En este último aspecto, existen múltiples alternativas que pueden hacer que el precio de ejecución de un mantenimiento sea menor. Sin embargo, se debe tener precaución, porque si bien el uso de insumos de baja calidad, puede reducir costos de mantenimiento, también puede comprometer la vida útil del equipo. En definitiva y como dice el dicho “a veces lo barato sale caro”.

Finalmente, y para ir concluyendo, quiero mencionar que no basta con solo “cambiar aceite y filtros”, como la mayoría presupone, sino que para que un equipo de respaldo realmente sea confiable, se deben realizar una serie de testeos como por ejemplo: pruebas con carga; pruebas de baterías de arranque; verificar el generador; realizar mediciones de resistencia y de aislamiento para conocer el estado de los devanados; mantener el sistema de transferencia en óptimas condiciones, se recomienda tener en cuenta los manuales de los equipos y contratar cualquier intervención con empresas especializadas y con suficiente experiencia.

En Sodinlec, los años de trayectoria y experiencia nos han enseñado a ser lo suficientemente versátiles para poder analizar cada caso en particular. Evaluar necesidades concretas y para poder diseñar soluciones integrales a medida y largo plazo. Si bien, mi intención es transmitirles conocimiento y no un anuncio comercial, no está demás recordar que podemos ser el soporte que está buscando.