Este artículo va dirigido a personas que no son expertos en materia de ingeniería eléctrica, tal vez administradores de propiedad horizontal o de entidades de salud, en general quienes en algún momento han tenido que cumplir un requisito para sus instalaciones eléctricas y que probablemente lo padecieron como un dolor de cabeza. Este escrito tiene como objetivo brindar los lineamientos básicos acerca del REGLAMENTO TÉCNICO DE INSTALACIONES ELÉCTRICAS – RETIE.

Inicialmente, se debe mencionar qué es el riesgo eléctrico, y es que cuando se escuchan noticias acerca de la ocurrencia de incendios, muchos de estos eventos están relacionados con un “corto circuito”. Esta situación generalmente, se debe a la precariedad con la que se realizan muchas veces las instalaciones eléctricas, combinado con varios factores se convierte en un cóctel de riesgo, que muchas veces termina con incendios poniendo en peligro la vida de las personas y destruyendo edificaciones.

Los componentes de esa mezcla de son:

  • La construcción de sistemas eléctricos sin un diseño previo o con un diseño realizado por una persona no idónea en la materia.
  • La utilización de materiales inapropiados (consecuencia de no hacer un diseño profesional).
  • La intervención de personas que no están debidamente capacitadas.

Como respuesta a esta problemática en Colombia, en el año 2005 entró en vigencia el REGLAMENTO TÉCNICO DE INSTALACIONES ELÉCTRICAS – RETIE que regula la manera en que se utiliza la electricidad en cada una de sus etapas: GENERACIÓN, TRANSMISIÓN, DISTRIBUCIÓN y USO FINAL, en esta última se concentra este artículo.

Y es que precisamente en el USO FINAL es donde se presentan las mayores incidencias de las malas prácticas antes mencionadas. En muchas ocasiones la informalidad y búsqueda de soluciones rápidas y fáciles, son las que llevan a que los propietarios de edificios o constructores permitan que personas sin formación y sin una matrícula profesional (documento que los autoriza a ejercer una profesión) realicen instalaciones. Antes de la entrada en vigencia del RETIE, ofrecían el servicio sin ningún control y sin claridad en la responsabilidad jurídica de cada una de las personas implicadas.

Si bien antes se utilizaba la Norma Técnica Colombiana –NTC 2050 como referencia para la construcción de sistemas eléctricos (hoy en día continúa vigente), no era de obligatorio cumplimiento. Sin embargo, con el establecimiento de RETIE esto se modificó y por tratarse de un reglamento, es una ley que obliga a ser acatada.

En dicho reglamento, se define la idoneidad y responsabilidad de las personas que intervienen en la construcción y mantenimiento de un sistema eléctrico, por lo tanto, el diseñador, el constructor, el fabricante y/o importador de los materiales utilizados, el certificador y el propietario y/o administrador del proyecto, son responsables en caso de que dicha instalación genere afectaciones a la salud de personas, animales o al medio ambiente.

Por lo anterior, para que el operador de red, o sea la empresa de energía de cada región de Colombia, le dé conexión al sistema eléctrico regional a un proyecto, como lo puede ser la remodelación de un pequeño apartamento hasta una planta de producción, se debe contar con cuatro elementos básicos:

  • Diseño eléctrico firmado por un profesional de la electrotecnia.
  • Autodeclaración de cumplimiento del constructor.
  • Certificados de conformidad de productos usados en el proyecto
  • Certificado de conformidad de la instalación, expedido por un ente acreditado en el Organismo Nacional de Acreditación y Certificación – ONAC

Esto aplica para cualquier proyecto nuevo o remodelación que implique cambios en más del 50% en área o carga eléctrica a partir de mayo de 2005.

¿Qué sucede con proyectos construidos antes de 2005?

Ya que el objetivo de RETIE es fundamentalmente la seguridad de las personas, animales, medio ambiente y de las mismas instalaciones, aunque la edificación haya sido construida antes de 2005 debería cumplir con criterios básicos de seguridad definidos. En pocas palabras, no es obligatorio que tenga un diseño, una autodeclaración, certificados de producto, ni certificado de la instalación, pero si una persona resulta herida y se demuestra que el sistema eléctrico no cumplía condiciones mínimas de seguridad, el propietario/administrador sería responsable jurídicamente.

Como consecuencia, algunas entidades exigen un concepto expedido por un profesional de la electrotecnia, donde se establezca que se realizó la correspondiente revisión de la instalación y no pone en riesgo la integridad de nadie.

¿Cuál es la autoridad que regula y cómo se enteran de que algo no está bien en una edificación?

La autoridad encargada de supervisar las instalaciones eléctricas es el MINISTERIO DE ENERGÍA, y cualquier ciudadano puede realizar denuncias sobre instalaciones ante la SUPERINTENDENCIA DE INDUSTRIA Y COMERCIO.

Si alguien conoce de una instalación eléctrica que ponga en riesgo la seguridad de personas, seres vivos en general y/o bienes, puede dar aviso a través de un correo electrónicoí:

contactenos@sic.gov.co

Asunto : Denuncia

Dirigido a Reglamentos Técnicos

Luego de haber repasado los alcances e incumbencias que tiene el RETIE en cuestiones técnicas y jurídicas,  queda claro que si bien es un reglamento que exige estricto cumplimiento, es importante tratar la seguridad eléctrica con responsabilidad y compromiso. Es importante tener presente que todos podemos sufrir afectaciones por incidentes.

Finalmente, también hay que destacar que Sodinlec puede prestar asesoría profunda sobre este tema, aportar los profesionales pertinentes para diagnósticos y brindar  la confianza y acompañamiento para dar soluciones eficientes.