La iniciativa de escribir este artículo surgió a raíz de una problemática frecuente que hemos identificado alrededor de los sistemas de transferencia.
Resulta que estos elementos, los cuáles son fundamentales para la continuidad en la operación de cualquier sistema crítico desde el punto de vista eléctrico, claro está; se encuentran en el límite entre el sistema de alimentación eléctrica principal (subestación) y el sistema eléctrico de respaldo (planta eléctrica).
En muchas ocasiones, resulta ser un elemento absolutamente indispensable ya que sin transferencia no es posible hacer uso de la fuente principal ni de la secundaria, por lo tanto no puede quedar excluido en los contratos o acuerdos de mantenimiento. Aunque parezca una obviedad contemplar el mantenimiento del sistema de transferencia, en la práctica más de una vez nos hemos topado con estos inconvenientes.

Aclaremos cómo opera un sistema de transferencia:

La transferencia es la responsable de alimentar las cargas de un edificio o una planta de producción, su sistema de potencia se alimenta de dos fuentes, la principal y la secundaria, además de su sistema de control, se debe escoger conectarse a una o a la otra.

En caso de que el sistema de control no se encuentre debidamente parametrizado, puede provocar que se bloquee el sistema de potencia, dejando sin energía las cargas.

Otro tema que hemos podido evidenciar es que, debido a la criticidad de ciertos sistemas, resulta inviable realizar un apagado total para llevar a cabo el mantenimiento del sistema de transferencia, ya apareja una acumulación de horas de trabajo sin un mantenimiento adecuado. Es cierto que es posible realizar labores parciales, pero para desarrollar un mantenimiento correcto, se debe proceder a un apagado total del sistema.
Pero entonces ¿Cuál es la alternativa para mantener los sistemas de manera adecuada sin afectar las cargas críticas? La respuesta es, implementar sistemas con más de una transferencia, lo que genera selectividad y redundancia, ¿Tiene sentido, verdad? Si tengo más de una fuente de energía por qué no tener más de un sistema de transferencia que permita hacer uso de esas fuentes. De hecho, así es como operan sistemas tan críticos como un Data Center, es decir, los establecimientos donde se almacena la información de empresas como Google, Amazon, Facebook, etc.

Habiendo mencionado la importancia de poseer más de un sistema de transferencia, nuestra recomendación desde Sodinlec es, no gestionar de manera independiente los sistemas eléctricos en su edificio o planta de producción, puesto que todo funciona tal cual un engranaje: la subestación, planta de emergencia y sistema de transferencia son un conjunto y deben ser gestionados en simultáneo, eso aumentará la confiabilidad de su sistema eléctrico, permitiéndole ser más productivo y reduciendo potenciales riesgos.